SIÉNTETE CONFORTABLE: ACOMODA LAS DEMANDAS DE TU PROYECTO A TUS CAPACIDADES Y HABILIDADES

Acomodar el proyecto a las capacidades y habilidades del equipo de trabajo es fundamental para dar una respuesta eficaz a las muy diversas demandas que los participantes van a encontrar durante ese largo camino que supone hacer realidad cualquier iniciativa emprendedora o innovadora. Esta dinámica nos permite adaptar el día a día de un proyecto para que todo sea más confortable y sostenible, así como para que todo el equipo sea más productivo durante la realización de sus tareas cotidianas.

En primer lugar, realizamos una primera identificación de las capacidades generales de la persona (como paso previo a la posterior valoración de sus capacidades en relación con las demandas de su proyecto).

A continuación, desglosamos las tareas en las que se descompone cada actividad que debe ser realizada por la persona emprendedora (o por el equipo responsable) durante la ejecución del proyecto. Sobre este desglose, procedemos a valorar con una escala Likert las demandas del proyecto y las capacidades del emprendedor (o de cada co-creador del equipo) atendiendo a las siguientes categorías (mayoritariamente contempladas en el manual del uso del Método de Análisis de Capacidades y Demandas del puesto utilizado por la Fundación ONCE e ILUNION en España, que complementa y extiende el método APTRA):

  • Demandas para la comunicación.
  • Demandas físicas y del movimiento.
  • Demandas cognitivas y del aprendizaje.
  • Demandas generales con respecto a la tarea.
  • Interacciones y relaciones interpersonales.
  • Demandas para la adaptación psicosocial del desarrollo del proyecto.

A partir de esta evaluación, utilizamos Business4ALL como herramienta de co-creación junto a expertos y otros actores clave para formular ajustes, adaptaciones y/o intervenciones que permitan acomodar el desarrollo del proyecto a las capacidades generales de cada participante en el proyecto y a las capacidades específicas en relación a las tareas desempeñadas por cada emprendedor e integrante del equipo (por ejemplo, la adquisición de un producto de apoyo para evitar lesiones cervicales durante espacios prolongados de tiempo en sedestación, o la digitalización de algunos procesos del proyecto para poder reducir el número de desplazamientos a las oficinas de un cliente).